Cerveza de Jengibre

Queridos EcoLegas Regenerativos!, en esta oportunidad les acerco una genialidad, la sabrosa y burbujeante cerveza de jengibre!:

¡Date el gusto!
Esta receta es útil para gran cantidad de personas, ya que es extremadamente simple de realizar y su sabor gusta a un amplio público. Siguiendo los pasos y tips que aquí encontrarás, el resultado está garantizado.

Además de la ventaja de su simpleza y su economía, es una forma de acceder a una bebida probiótica y tonificante del sistema, pudiendo evitar así las nefastas “aguas saborizadas” y gaseosas que tanto químico y azúcar refinada ingresan en nuestro cuerpo en su detrimento. Solo esa observación, pero bien verán que en este espacio nos enfocamos más en las soluciones que en los problemas, así que manos a la obra!…

Ah, si, mejor un poquito más de intro antes de la receta, así hacemos la previa que merece ;).

El jengibre es una especia disfrutable y propicia para cualquier época del año. Su reconfortante fragancia puede aplicarse en una enorme gama de recetas, como en las de té chai, pastel de manzana, así como en sopas y horneados.

Incluso las levaduras presentes naturalmente en la raíz también se pueden utilizar para poner en marcha una cerveza de jengibre burbujeante.

La siguiente receta es una adaptación mía originada a partir de la difundida por el gran Sandor Katz. Este autor ha desarrollado una potente compilación a través de sus dos reconocidas obras: Pura Fermentación y El Arte de la Fermentación, ambos libros distribuidos por Libros Cóndor. El primero es una buena elección para incursionar de cero en este mundo y el segundo ya es una compilación profunda de todo el Mundo.

Este es un refresco de estilo caribeño y para comenzar la fermentación se usa como ‘iniciador’ algo llamado ginger bug (expresión sin traducción al español). Sandor obtuvo la idea del libro Tradiciones Culinarias, de Sally Fallon Morell (libro que será publicado en español por Diente de León durante 2018 y distribuido por Libros Cóndor).

El iniciador de fermentación es simplemente agua, azúcar y jengibre rallado, lo cual fermentará activamente en solo un par de días. Este inóculo es así de fácil de lograr y puede usarse como levadura en cualquier fermento de alcohol, así como para fermentar una masa.

La cerveza de jengibre es un refresco que logra fermentar lo suficiente como para crear carbonatación (burbujeo), pero no llega a desarrollar un nivel perceptible de alcohol. Si el jengibre es suave, ¡a los niños les encanta!

TIEMPO: de 1 a 2 semanas

INGREDIENTES (para 4 litros):

* 8 centímetros o más de raíz de jengibre fresca

* 2 tazas / 500 mL de azúcar (en lo posible azúcar integral ú orgánica refinada)

* 2 limones o limas (opcional y ojalá de cultivo ecológico)

*Sandor en una charla gratuita en su última visita a Buenos Aires, dic. 2017.

PROCESO:

  • Comenzar con el ginger bug:

Mezcle 2 cucharaditas (10 mL) de jengibre rallado (con piel y todo) y 2 cucharaditas (10 mL) de azúcar con 1 taza (250 mL) de agua. Revuelva bien y deje en un lugar cálido, cubierto con un paño para permitir la libre circulación de aire sin que puedan entrar moscas. Agruegue esta misma cantidad de jengibre y azúcar cada día o cada dos días y revuelva; así hasta que el ginger bug comience a burbujear, lo cual varía entre 2 días y 1 semana.

  • Preparar la cerveza de jengibre en cualquier momento después de que e iniciador se active. Si espera más de un par de días, siga alimentando al fermento con jengibre fresco y azúcar cada 2 días.

+ Colocar en una olla 2 litros de agua con alrededor de 8 cm de raíz de jengibre rallado, para llegar a una intensidad suave de sabor a jengibre (y hasta 15 cm para un sabor intenso de jengibre). Recomiendo empezar con 8 y para siguiente vez aumentar si se quiere.

+ Una vez que hierve el agua, mantener por unos 15 minutos.

+ Colar y completar con los 2 litros de agua para llegar a los 4 litros de solución.

+ Chequear que el líquido no pase de la temperatura corporal, porque sino mataríamos al ginger bug. Agregar entonces el líquido colado de nuestro fermento y el jugo cítrico. Nota: si vas a hacer una siguiente tanda pronto, te conviene reservar unas cucharadas del fermento iniciador y rellenar con agua adicional, jengibre rallado y azúcar.

+ Envasar en botellas que puedan cerrarse de forma hermética. Podés reciclar botellas plásticas de bebidas con tapas a rosca; botellas de ‘tapón mecánico” utilizadas en algunas cervezas ‘premium’ industriales; envases de jugo con tapa a rosca; u otras botellas como las que describen Sandor en sus libros.

+ Dejar que las botellas fermenten en un lugar cálido durante aproximadamente 5 días a 2 semanas (según el clima).

+ Enfriar antes de abrir.

+ Cuando abras la botella, preparate con un vaso a la mano, ya que la carbonatación si es fuerte puede expulsar el líquido de la botella.

DATO: ten presente que es un proceso vivo y que “no para”. Es como un cultivo, el suelo y los seres están en movimiento y cambio constantes. A lo que voy ahora es a que si “nos colgamos” en la cosecha, encontraremos un vinagre más que una cerveza. Por ello, les sugiero degustar el líquido a partir de los 5 días si están en clima cálido. La práctica les irá afinando el paladar. 

Adaptación de la receta de Sandor Katz, Pura Fermentación, Todo el Sabor, el Valor Nutricional y el Arte que comprende la Elaboración de Alimentos Vivos.

Sobre el AUTOR de la raceta, Sandor Elix Katz (1962)

Sandor es escritor y activista de la comida casera, se describe a sí mismo como un «fetichista de la fermentación». Comenzó a explorar esa área cuando brotó su interés por la cocina, la alimentación ecológica y la horticultura natural.

Katz ha dictado cientos de talleres de alimentación en los Estados Unidos, su libro Pura Fermentación (2003) se considera un clásico en la materia y ya con El Arte de la Fermentación se ha consagrado como máximo referente en el mundo.

Su web: www.wildfermentation.com

  • * Foto: Aquí estoy junto a Sandor en la charla de 12/17 en Bs As. Fue una fiesta regenerativa esa noche!, con una charla magistral, anécdotas, inspiración, kombucha y panes con fermentos. Fue organizada por Máximo Cabrera (Estudio Crudo) y Álex Von Foerster (Alimento y Conciencia), convocando a gente muy linda como Soledad Barruti y su encantadora y orgullosa madre. Sus libros se agotaron en todo el país esa semana, pero ya están llegando de España en 2 semanas, a la fecha de escribir este artículo.

 

  • IMPORTANTE: Sandor hace mucho hincapié en sus libros en un recaudo respecto de la carbonatación. Si se utilizan botellas de vidrio, el propone utilizar una botellita plástica a modo de ‘testigo’ del nivel de carbonatación de la tanda en cuestión. Es decir, ontrolando cada día que si la botella testigo está hinchada, en ese momento regrigerar las botellas de vidrio ya que, de lo contrario, si siguen fermentando más de lo debido, puede ocasionarse un estallido de ellas. Es fácil de tener el recaudo! En mi caso debo decir que no suelo hacer lo de la botella plástica, sino que simplemente dejo fermentar todo en las de vidrio (en verano) por un día, luego pruebo una y si al destapar se siente fuerte, refrigero todas. De lo contrario, si la fermentación es débil, lo hago al día siguiente si o si. Claramente en invierno son otros tiempos.

Sin más, espero que les haya gustado el artículo y las fotos que son todas de mi autoría y propia producción casera!. A disfrutar y fermentar, salud!

Ver CATÁLOGO de LIBROS: sección Nutrición & Salud